MODALIDADES DE PESCA

PESCA DE FONDO


En la pesca de altura es donde tenemos las mayores posibilidades de obtener las especies mas combativas y de mejor calidad. Dentro de estas especies se encuentran los salmones de mar, las chernias, los meros, los tiburones cazones y especies menores en tamano pero de gran calidad culinaria como son los Besugos y las Castanetas.

En la ciudad de Mar del Plata hay muchos bancos tradicionales donde se puede dar con estos peces, pero en los ultimos anos hemos tenido que navegar cada vez mas lejos a lugares no tan tradicionales ya que cada dia la pesca comercial va disminuyendo la poblacion de los mismos. Es por ello que hoy para dar con estos grandes del mar tenemos que pescar en piedras que no son tan visitadas por la flota de pesca comercial y por muchos pescadores deportivos que gracias a Dios no las conocen.

Todas estas especies habitan en lugares donde su fondo es de piedra, ya que en el encuentran buena proteccion a las inclemencias del mar y una abundante alimentacion de cangrejos, erizos, estrellas de mar y peces menores que componen su base alimenticia.

Por su calidad deportiva podemos ubicar en primer lugar al salmon de mar, ya que sus portes pueden llegar hasta casi los 30 Kg. y la pelea que estos dan al pescador es muy emotiva dado que constantemente al ser clavado ejecuta fuertes golpes con su cabeza ejerciendo una fuerza sobre la cana que extrema al pescador a luchar arduamente para alzarse con uno de ellos.

El salmon, es mas lento para comer que las otras especies, por lo tanto para capturarlos es necesario colocar la carnada bien sobre el fondo dado que es por donde se se mueve este pez.


TROLLING y SPINNING


Esta modalidad puede depararnos una jornada inolvidable con toda la acción que solo pueden ofrecer los veloces bonitos, las feroces anchoas de banco, solo superadas por el incomparable pique y velocidad del pez limón, especie que hemos estado pescando con éxito durante los últimos anos utilizando las técnicasmás modernas en materia de señuelos y profundizadores, donde los señuelos Rapala han logrado los mayores éxitos.

Las cañas apropiadas para el Trolling pueden ser tanto de grafito como de fibra, y preferentemente de acción de punta.

La potencia debe ser de 15 a 30 libras, y la medida oscilara entre 2,10 y 2,40 metros.

Los reels más aptos son los rotativos, con una carga mínima de 200 metros del 0,50, 0,60 o multifilamento de 50 libras de diámetro.

También es recomendable llevar un equipo de bait-casting liviano, apto para los intentos con pesadas cucharas ondulantes, formado por una cana de grafito de 20 libras, de 1,80 a 2,40 metros, de acción de punta.

Para estos equipos se utilizan reeles rotativos de medianos a chicos, cargados con 150 a 200 metros de monofilamento del 0,30 o multifilamento de 8 libras de espesor y 40 libras de resistencia.

En Spinning se pueden obtener anchoas y palometas con un equipo más liviano que los descriptos anteriormente.

Para esta pesca conviene utilizar una cana de 6 a 7 pulgadas de longitud, resistencia 1/8 a 1/2 onza de peso y 4 a 12 libras de línea.

Los reeles deben ser frontales, con una carga mínima de 100 metros del 0,30, o multifilamento de 6 libras de diámetro y 30 libras de resistencia.


PESCA DEL TIBURON


En Mar del Plata, tenemos la posibilidad de capturar cinco especies diferentes de escualos. Estos son el bacota, el escalandrún, el gatopardo, el cazón y el martillo.

Todas las capturas de cualquiera de las especies de tiburón son con devolución obligatoria.

Según la época del año es la variedad que podemos pescar de acuerdo a sus características.

El Cazón llega a nuestras costas generalmente a mediados de agosto hasta fines de noviembre y es una pesca muy interesante para realizar con equipos livianos, ya que sus portes rondan entre los 5 y 20 kilogramos aproximadamente.
Esta pesca se realiza normalmente a fondo o a media agua con carnada natural como caballa o calamar.

El Gatopardo o tiburón moteado lo comenzamos a pescar en septiembre y octubre donde hay muy buenos ejemplares y una cantidad considerable de ellos, y si bien estos dos meses son los mejores, es común pescarlos durante todo el ano pero en menor cantidad.

El Martillo que aproxima a nuestras costas es de un tamaño bastante chico parecido al cazón y su mejor época es de diciembre a mediados de mayo y es un escualo que por lo general se lo ve nadando en superficie y muchas veces lo capturamos cuando se engancha en alguna línea que tenemos en el agua a flote para la pesca del Bacota.

Consideramos que de estas cinco especies de tiburón, el Bacota y el Escalandrún son los más deportivos y es por ello que la mayoría de los pescadores viene en su búsqueda.

El Tiburón Bacota: Es sin lugar a dudas el mejor escualo que llega a nuestro litoral marítimo por varias razones:
En primer lugar su potencia es incomparable con el resto de los tiburones que encontramos en nuestras costas, su contextura física es sumamente estilizada y sus portes puedan llegar casi hasta los 180 kilogramos, dándonos una dura batalla a la hora de querer alzarnos con uno de ellos.
Llega a Mar del Plata generalmente a fines de noviembre, principios de diciembre y permanece hasta mediados de mayo.
Los mejores meses para capturarlo son febrero, marzo y abril que es cuando ya está realmente asentado en nuestra ciudad. Su pesca la podemos dividir en dos zonas principales, siempre tomando como referencia el puerto de Mar del Plata: zona norte, a la altura de Santa Clara del Mar y zona sur en las restingas del faro de Punta Mogotes y banco de pescadores, dependiendo de la época en que vamos a pescarlo.
Los mejores meses para la zona norte son diciembre y enero, y para la zona sur de febrero a mediados de mayo.

Los Equipos que se utilizan tienen que ser potentes, ya que de lo contrario las posibilidades de captura disminuyen sustancialmente. Las canas tienen que tener una potencia entre 40 y 70 libras, y sus pasa hilos preferentemente deben ser de roldanas.

Los Reeles ideales por su resistencia y tamaño pueden ser los Penn Senador 6/0 y 9/0 respectivamente cargados con nylon del 80 mm o 90 mm, y si queremos tener algo más potente y de una calidad superior podemos considerar a toda la línea Penn Internacional 30T , 30TW, 50T, 50TW, Shimano Tiagra Ti50W, y el Daiwa 900H. Las líneas tienen que estar confeccionadas de una manera especial para que estas tengan toda la mayor efectividad posible.

(continúa arriba)

Los Anzuelos que utilizamos son 12/0 y 14/0; a estos les unimos un líder de acero de 1,5 a 2 metros al que atamos un esmerillón tipo Sampo bastante potente, y por ultimo un cabo de 2 a 2,5 metros con otro esmerillón que atamos al nylon de la caña.

Las Carnadas más rendidoras en esta zona son la caballa y el calamar entero, aunque en muchas oportunidades hemos utilizado lisas, anchoas de banco y palometas, pero no con la misma efectividad que las dos anteriormente mencionadas.

En esta zona de la Costa Atlántica la técnica que utilizamos para su captura es a flote, ya que en otros lugares también es común pescarlo a fondo, pero no es el caso en Mar del Plata.

Una vez que nos fondeamos con la embarcación, tiramos tres líneas al agua, una a unos 150 metros de distancia, y las dos restantes a 100 y 60 metros respectivamente para poder tener mayores posibilidades de captura, abarcando una zona bien amplia. A estas líneas les colocamos una boya que cumpla la función de mantenerlas a flote a unos dos o tres metros de la superficie, con el freno del reel no muy ajustado y con la chicharra colocada de forma que cuando el bacota pique pueda llevar la línea sin ofrecer demasiada resistencia hasta que este corra una distancia considerable y nos de tiempo a ajustar el freno y ejecutar la clavada.

Una vez que tengamos al escualo bien clavado comienza la lucha y de acuerdo al porte de este tendremos que manejar muy bien el equipo para no perderlo.

Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado consideramos que esta pesca es una de las más potentes y apasionantes que podemos desarrollar en nuestras costas.

El Tiburón Escalandrún: Es un escualo totalmente diferente al bacota, por su contextura física, su alimentación y su pesca.

Su cuerpo es mucho más flácido que el bacota, y de un color marrón claro con pequeñas manchas más oscuras que recubren todo su cuerpo y puede superar ampliamente los 180 kilogramos. Generalmente lo pescamos en los mismos lugares donde habita el bacota, pero la gran diferencia en su forma de comer hace que su pesca se realice de fondo y no de flote.

Las carnadas más rendidoras para este escualo son besugos, palometas, anchoas de banco y ocasionalmente lisas.

Estas deben ser preferentemente bien frescas y por lo general las obtenemos pescando en el mismo lugar a donde vamos a buscarlos.

Las líneas que utilizamos en esta pesca difieren de las del bacota principalmente en el largo del acero que atamos al anzuelo, ya que el largo del mismo puede oscilar entre los 2 y 3 metros.

Los anzuelos pueden ser 10/0, 12/0, y 14/0 y no es necesario utilizar un cabo para su manejo en superficie.


PESCA DEEP JIGGING


El deepjigging ha llegado a nuestras aguas oceanicas para quedarse.


¿El deepjigging es una modalidad nueva?

No. El jigging de aguas profundas nació hace siglos en mares del Hemisferio Norte, para pesca comercial de halibut (lenguado gigante) y bacalao. Los elementos eran lienzas y jigs de metal, trabajados a mano. A principios del siglo XX, y con la aparición de la pesca como recreación (deportiva), surgen jiggs más refinados de empresas escandinavas. Debido a la localía del fenómeno y la inexistencia de comunicaciones globales, este tipo de jigging nunca prendió a nivel internacional.

La historia cambio en los ’90 con los japoneses. Hasta ese momento los jigs solo eran efectivos con especies de fondo (demersales), trabajándolos a baja velocidad entre el lecho y unos pocos metros sobre el (variante que hoy se conoce como pirking o yo-yo jigging). Con canas especialmente diseñadas, la aparición de multifilamentos, reels extra-rápidos y jiggs asimétricos se comenzaron a pescar por primera vez grandes túnidos y carángidos en su propio terreno: los grandes espacios abiertos.

A diferencia del primigenio pirking, el deepjigging moderno (también llamado speedjigging, jumping jigg o jigging estilo japo) amenaza con transformarse en un arrasador fenómeno global.

¿Como llega este estilo de jigging a Argentina?

Tras su “reformulacion” en Japón, el deepjigging arribó a Brasil como consecuencia de su gran comunidad japonesa. A partir de allí, el guia Mariano de la Rúa (titular de la empresa AQUAFISH-ARGENTINA ) institucionalizo el deepjigging en Mar del Plata en el verano 2005/06.

¿En Argentina se pesca deepjigging igual que en otros países del mundo?

Si y no. Uno de los puntos mas complejos de la pesca es la adecuación de una técnica foránea a nuestro propio escenario. Si bien las reglas son las mismas, la modalidad se transforma con cada especie y ámbito. Tradicionalmente los sitios de jiggingmas famosos responden a un patrón muy distinto que el del Mar Argentino. Comparado con el Pacifico, los fiordos noruegos o Brasil, nosotros jiggeamos en una “palangana”. Por el suave perfil de nuestra costa, el jigging se produce entre 15 y poco mas de 45 metros. Por el contrario, en ambientes del exterior es común jiggear a profundidades de 100, 150 o 200 metros.

¿Que peces es factible obtener en deepjigging en Argentina?

Como en todos los mares del mundo, los peces jiggeables se dividen en dos grandes grupos: especies de fondo (demersales) y especies de aguas abiertas (pelágicos). Sin duda, los más divertidos son las anchoas, limones y bonitos, (pelágicos), rápidos cazadores que prefieren un jigging veloz al estilo “japo”. Por el contrario, los salmones, meros, chernias, besugos, pescadillas, etc., se capturan con el estilo primigenio o pirking.

¿Cualquier persona puede practicar jigging?

Si es por estado físico no se preocupe demasiado: los videos japoneses que circulan en internet son, ante todo, show. Se puede jiggear con mucho menos desgaste físico.

(continúa arriba)

¿Que caracteristicas debe reunir una caña para “nuestro” deepjigging?

La acción ideal es muy particular: debe poseer un tip suave que nos de mas sensibilidad al jiggear, y un butt poderoso para poder pelear peces rudos (una cana bien cónica). En cuanto a potencia un estándar son los modelos aptos para multifilamentos de 20/40 libras (incrementa la sensación de lucha) o 40/60 (nos da mas control sobre el pez).

El largo es nuestra gran diferencia con el jigging foráneo. En aguas profundas se recomiendan canas cortas (entre 1,65 y 1,8 m). Mas hondura implica jiggs más pesados, y con una caña larga (incremento de la palanca), el jigging se vuelve inhumano. En un mar menos profundo como el nuestro, un largo ideal seria entre 1,8 y 2,1 m: sin cansarnos, permite un mejor manejo de los peces en embarcaciones de borda alta y nos ofrece mas ventajas con los “longjerks” (tirones largos), tan efectivos con el Pez limón. Otra cualidad muy importante es que sea liviana.

¿Que tanto nos puede servir una cana de embarque tradicional?

Si bien una cana de embarque similar nos puede “salvar las papas”, casi siempre no es la adecuada. A menudo poseen punteras demasiado duras, que nos quitan sensibilidad. Ademas de pesadas, sus empuñaduras y portarreels son excesivos e incómodos. Como solución de compromiso preferiríamos una vara de spinning “tropical”, de la potencia y largo indicados.

Para jiggear, ¿son mejores los reels rotativos o los frontales?

Dependiendo del gusto y la técnica del pescador, se puede jiggear con cualquier sistema. Igualmente existe un consenso internacional que conviene tener en cuenta. Haciendo pirking lento con especies de fondo, un rotativo se adapta bien. Tratándose de un jigging mas veloz, los frontales son más cómodos y versátiles. Un punto a favor de un buen rotativo: robustez extrema. Un punto a favor de un buen frontal: como su centro de gravedad se encuentra por debajo de la cana, otorga mayor libertad de movimientos trabajando en velocidad. Mas que nada por costumbre, en mi caso prefiero el frontal para ambas técnicas.

¿Como debe ser un reel rotativo para deepjigging?

Pirkeando meros y salmones, un buen rotativo clásico con carretel metálico, y relación 4/1 del tipo Shimano Talica, funciona bien. Mucho mejor si posee devanador o manija de fuerza al estilo Jigging Master. Tratándose de un jigging veloz, la cosa se complica porque no son demasiados los rotativos rápidos disponibles. Algunas posibilidades son: el Shimano Trinidad o Torium.

¿Como debe ser un frontal para deepjigging?

Centrándonos en los requerimientos del “jigging japo” de pez limón, las características deseables son: fuerte, liviano y rápido. Como la fortaleza va a contramano de la liviandad y rapidez, no son muchos los reeles aplicables a la modalidad. Fortaleza es fortaleza, liviano es que no supere los 600 gramos y rápido es que recupere en un rango de 4,5/1 a 5,7/1 (5/1 es un buen punto intermedio de velocidad, resistencia y comodidad).

Los iconos mundiales de la modalidad son el Stella (Shimano) y el Saragosa( Shimano ).

Si busca velocidad extrema y esta dispuesto a sacrificar un poco de robustez, el Stradic 8000 y el Saragosa 8000 (Shimano) le permitirán realizar presentaciones rápidas como relámpago.

¿Otros puntos a tener en cuenta?

El freno. Indistintamente de frontales o rotativos, debe ser potente. Y ante la demanda del pez tiene que entregar linea en forma suave y progresiva. Deseche sin miramientos todo reel de freno precario, que entregue linea a los tirones o que pase de una regulación de carrete flojo al bloqueo completo sin intermedios.

AQUAFISH-ARGENTINA, EXCURSIÓN DOMINGO 10-12-2017, BARCO WALHALLA

Este domingo 10 de octubre, realizamos una excursión de pesca a bordo de nuestra embarcación Walhalla. Sabíamos que alrededor del mediodía..

50 Me Gusta, 8 ComentariosHace 22 horas